NUESTRA HISTORIA

La historia comienza en 1910 en la Isla de Cuba cuando Don Manuel Blanco crea una pequeña fábrica de puros en La Habana,  desarrollando puros finos y de gran calidad que heredó a su hijo, Don Manuel Blanco Jr.,  El continuó la tradición de hacer puros hasta que la fábrica dejo de funcionar en 1959. La tradición se mantuvo en al familia durante todo este tiempo y tuvimos la oportunidad de revivir el arte de hacer puros con la fusión de la tradición cubana y experiencia mexicana en la elaboración de puros por tres generaciones, y esta última en México. Ahora, combinamos toda esta experiencia cubana acumulada de elaborar los famosos puros Don M. Blanco con las mejores hojas extrafinas de la región de Veracruz, mezclando la tradición cubana y mexicana para hacer cada puro una pieza de arte, con el propósito de una experiencia placentera para el fumador
 

 

Nuestros puros son completamente hechos a mano mediante las mejores técnicas tradicionales para hacer cada puro una pieza de arte ®, con el propósito de hacer una experiencia placentera al fumarlo.
 

Cada pieza creada esta hecha con el más fino tabaco de San Andrés, la capa, es de primera extra, el capote y la tripa del tabaco mas fino, que usted como fumador conocedor disfrutará. Todos los puros son hechos con tripa larga para hacer mas perdurable la esencia del tabaco y dejarle a usted un mejor bouquet.

   

 

Tenemos ocho tipos diferentes de anillos (rings): Petit Corona, Corona, Robusto, Churchill, Torpedo, Lancero, Panetela, y Puritos, el tabaco es de sabor medio-fuerte, aroma suave, propio de la región de Veracruz. El color va de colorado a natural. las hojas de capa son prestigiadas por su sedosidad y su estructura venosa delicada. Son sin duda alguna Una pieza de arte llevada a ser deleitada por usted...®